AMIGOS PARA SIEMPRE

Nuestro querido amigo Paco Camarasa había nacido un 19 de julio. Faltan pocos días para el que sería su 71 cumpleaños, que no celebrará porque se fue con 68, joven, dinámico, valiente, agotador. No quiero derrochar adjetivos, sí dar a las palabras la sencillez, que es la mayor grandeza, desnudándola de artilugios. BUENA PERSONA.

Ni olvido ni quiero olvidar el beso que nos dimos en nuestro último club de lectura, que mantuvo junto con otros después de cerrar la librería y hasta dos semanas escasas antes de su partida. Fue el 13 de marzo, te vimos razonablemente bien, estuviste dicharachero, nos iluminaste como siempre. Y sabemos que también nosotros, los clubs, te daban aliento y estímulo. Y tú y tu labor fuisteis reconocidos y eso lo comprobaste.

            No soy quien más años le trató, pero como dicen del tamaño, tampoco la cantidad importa. Él ofrecía su amistad, su mano tendida, sus conocimientos y fue correspondido como se merecía se puede decir que en todo el mundo. El de su Barceloneta que se convertía en internacional. Esa calle de la Sal que rebosaba con tantos encuentros, sin faltar el vino tinto y los mejillones de su, nuestra Montse.  La Montse, con quien compartió una vida, más corta de la deseada y que juntos vivieron los sinsabores de la enfermedad, pero también momentos hermosos de ilusiones, proyectos, conjuntos y personales de cada uno no pues no hay que olvidar la aportación de Montse a la literatura, al comic, a la cocina. Y el proyecto realizado de esa Librería Negra y Criminal. Nunca agradeceremos lo suficiente lo que nos habéis dado y a tantos.

Y además de las sesiones del club, disfrutábamos la comida posterior en un restaurante o casa de comidas, donde nos llevaba. Como Can Lluís, hoy cerrado tanto por lo que ha traído el Covid como por el insufrible aumento de los alquileres que se está llevando por delante tantos lugares que son un emblema de la ciudad. Y el paseo por las calles, mostrándonos la casa de Manolo Vázquez Montalbán, de la de Peret.

Reproduzco algunos párrafos del texto que incluí en el libro que le dedicamos como homenaje a finales del mismo año 2018. Una pequeña muestra representativa de todos sus incondicionales ya que era imposible contar con la participación de todos. Éramos, somos muchos cómplices.

Hay que recordar que Paco nació un 19 de julio. Ya apuntaba maneras y se negó en redondo a salir del vientre materno el 18, así que a pesar de las ganas que tenía de ver mundo, de cambiarlo, de combatirlo esperó y aguantó para no ver unido su nacimiento a una fecha abominable. Y así se mantuvo hasta el final, pues se nos fue, nos dejó un 2 de abril. Ni mucho menos podía permitir unir ni a su vida ni a su muerte aquella trágica fecha en que “cautivo y desarmado el ejército rojo…” NO. NUNCA.

He pensado en tu oficio de librero, para el que parece que estabas destinado, aunque al principio quizá no fuera a ser así. Lo digo por los otros oficios que ejerciste hasta aterrizar en este. Creo que hiciste también de comentarista deportivo. Pero así son las biografías, uno no desfila por un sendero recto y no sé si el tuyo lo fue. Se cruzan caminos, carreteras, veredas y espacios apacibles para descansar, tomarse un respiro, cambiar el rumbo, queriendo o forzado por las circunstancias.

La Primera BCNegra en la que ya no eras comisario recuerdo la sesión en la Modelo, junto a Juan Madrid y Andreu Martín. Hacía un frio del copón cuando entraste acompañado de Montse. En la cárcel, otra vez Paco, pero muy diferente a como lo hicieras, y recordarías, de tu juventud. Esta vez no esposado, escoltado sí, pero por amigos, aclamado dentro y fuera porque fuimos muchos los que no pudimos entrar al haberse cubierto el aforo, cómo no.

Pues eso Paco, amigos para siempre, o mejor dicho, CÓMPLICES.